Willow - Sauce

Sauce 1ª parte

Sauce 2 ª parte

Sauce 3 ª parte

Sauce 4ª parte

Existen aproximadamente 200 variedades de sauce que crecen en Europa, y la polinización mutua hace confusa la definición de los límites entre las distintas especies. El sauce (Salix vitellina) tiene hojas lanceoladas verde oscuras y es fácil de reconocer por sus ramas de color amarillo yema. El nombre latín de especie, vitellina, significa «como la yema».

Al igual que todas las salicáceas, el sauce es dioico. Esto quiere decir que hay árboles con flores masculinas y árboles con flores femeninas. Las flores carecen por completo de sépalos y de pétalos. Las flores masculinas, con estambres, se agrupan en amentos blanco plateados que durante la época de floración, entre marzo y mayo, se cubren de polen amarillo. Los amentos femeninos verdes, dispuestos de forma más dispersa, florecen durante la misma época. La fecundación tiene lugar gracias a una zumbante multitud (abejas, escarabajos, mariposas y moscas que, atraída por el néctar y la dulce fragancia, se encara de depositar el pegajoso polen sobre los estigmas. Las semillas, con alas provistas de un mechón blanco, maduran en otoño.

Este árbol de crecimiento rápido rebosa de fuerza vital. Solo basta colocar las ramas cortadas en el suelo para que echen raíces. No obstante, el sauce muere tan rápidamente como crece. La madera pálida y blanda se pudre con facilidad, dejando tras de sí troncos huecos en los que anida una variada fauna.

En opinión de Culpeper, el sauce es un árbol unívocamente lunar. ¿Cómo se podría negar su indudable carácter lunar? Bajo el signo de esta estrella próxima a la Tierra se encuadra todo aquello que crece y muere rápidamente, todo lo blando, putrefacto, flexible, acuoso y receptivo. Son - lunáticos» los lugares pantanosos, las orillas de los ríos y las fuentes donde crece el género Salix (del celta sal = próximo, lis = agua). Sus varillas, con que se fabrican cestas de mimbre, flexibles y carentes de la dureza saturnina, también son «lunáticas».

El sauce, como árbol lunar, pertenece a la diosa Blanca, la diosa de las fuentes y de la Luna, regidora del destino. La mitología relaciona este árbol con la diosa de los difuntos, Perséfone, con la terrible hechicera Hékate y con las náyades, ninfas de las fuentes, ríos y lagos que, como hijas del mundo subterráneo guardan la puerta del Hades, la entrada nacía el regazo de la madre Tierra, que es fuente de vida y de muerte. En épocas arcaicas se creía que los tenebrosos y nebulosos lugares donde crecen los sauces eran zonas de tránsito al mundo subterráneo, la frontera entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos, y morada predilecta de los fantasmas.

 

 
Temas interesantes

Esencias florales de América del norte: Compilación de esencias basadas en flores de América del Norte.

Plantas Medicinales Chinas: Principales plantas usadas en la medicina tradicional china.

Noticias y Destacados

Trenes impulsados por energía solar circulan por primera vez en Bélgica Paneles solares instalados en Amberes (18.000) producen energía para impulsar los trenes du...

Aguas de la Antártida se están calentando Las aguas profundas en el mar de Weddell, en la Antátida, se están calentando, de acuerdo a las mediciones efectuadas por...

Uso de computadoras disminuye capacidad lectora de los niños Suecia y EE.UU. son dos países en los que el aumento de las computadoras por los niños esta llevando a...

Nuevo tipo de células madre humanas Científicos de Estados Unidos han descubierto un tipo de células madre en el pulmón que son capaces de autogenerar estructuras ...