Elm - Olmo

Olmo 1ª parte

Olmo 2 ª parte

Olmo 3 ª parte

En la Antigüedad ya se reconocía la naturaleza mercurial de este árbol. En Grecia, donde este dios planeta era venerado con el nombre Hermes, el olmo era considerado un árbol de luto y se plantaba en los cementerios. Homero, el profeta ciego, habla de ninfas residentes en las montañas que plantan olmos alrededor del lugar de cremación de los héroes caídos (Ilíada, canto 6). Hermes, que es capaz de superar todas las fronteras y dificultades, también puede penetrar tranquilamente en el Hades. Sirve de guía a las almas de los difuntos en su viaje al más allá y, en ocasiones, las acompaña de regreso al mundo de los vivos. Los pueblos nórdicos también veían una conexión entre el olmo y Mercurio, llamado Odín.

Odín y sus dos hermanos paseaban un día junto al mar cuando encontraron dos troncos que habían sido arrastrados a la playa; uno era el tronco de un olmo y el otro de un fresno. Odín les insufló el hálito de la vida a estos troncos y sus hermanos les transmitieron calor y sensibilidad. De estos troncos surgieron Askr (fresno) y Umbla (olmo), la primera pareja de seres humanos.

Al ser el olmo un árbol mercurial cabría esperar que tuviera propiedades curativas especiales, ya que el inteligente Hermes-Mercurio es el dios que inspira a los médicos y sanadores, aunque también a los ladrones, mentirosos, políticos y comerciantes. El bastón de Hermes rodeado por la serpiente, símbolo de los médicos, seguramente estaría fabricado de madera de olmo.

El famoso médico griego Dioscórides ya alababa la eficacia de la corteza de olmo para los catarros intestinales. Sus mucílagos protegen la mucosa intestinal y sus taninos tienen efectos diuréticos. Culpeper, que considera al olmo saturnino debido a su propiedad «secante», recomienda la decocción de hojas y corteza de olmo en vinagre para tratar la lepra, las infecciones fúngicas de la piel y la psoriasis. La decocción de la raíz tensa, según él, los tendones laxos y reduce los tumores. Recomendaba el líquido que sale de las excrecencias (agallas) de la corteza para tratar los trastornos oculares. La medicina popular emplea las decocciones de corteza de olmo en el agua del baño para los «estados físicos escrofulosos», para los eccemas, tumores y otros trastornos de la piel, como también para la gota y el reuma.. La homeopatía prescribe una tintura de Ulmus para tratar las enfermedades de la piel y los dolores articulares reumáticos.

En la Edad Media se pensaba que con la fibra de la corteza de olmo se podía atar a los espíritus malignos. En las creencias populares eslavas se dice que con un bastón de madera de olmo se podía mantener alejado al diablo. Los guardias eslovacos del turno de noche llevaban alabardas hechas de madera de olmo.

 
Temas interesantes

Esencias florales de América del norte: Compilación de esencias basadas en flores de América del Norte.

Plantas Medicinales Chinas: Principales plantas usadas en la medicina tradicional china.

Noticias y Destacados

Trenes impulsados por energía solar circulan por primera vez en Bélgica Paneles solares instalados en Amberes (18.000) producen energía para impulsar los trenes du...

Aguas de la Antártida se están calentando Las aguas profundas en el mar de Weddell, en la Antátida, se están calentando, de acuerdo a las mediciones efectuadas por...

Uso de computadoras disminuye capacidad lectora de los niños Suecia y EE.UU. son dos países en los que el aumento de las computadoras por los niños esta llevando a...

Nuevo tipo de células madre humanas Científicos de Estados Unidos han descubierto un tipo de células madre en el pulmón que son capaces de autogenerar estructuras ...