Crab Apple - Manzano Silvestre

Los hebreos y egipcios no conocían la manzana y, sin embargo, este motivo indoeuropeo de la diosa que guarda las manzanas de la vida en el jardín del paraíso entró a formar parte del mito bíblico de la creación. La diosa se convirtió en Eva y la «manzana», fruta roja y jugosa, se transformó en el símbolo de la carne mortal manchada por el pecado. La dulce fruta se volvió incomestible, como la manzana venenosa con la que la bruja mala mató a Blancanieves. Malum e malo (todo lo malo proviene de la manzana), solían decir los Padres de la Iglesia. La diosa, sin embargo, no se dejaría arrebatar la manzana; ésta se convirtió en el atributo de la pura y celestial Virgen María. Y aún hoy en día las ramas del árbol de Navidad se adornan con manzanas y nueces doradas, como símbolos de la fortuna.

Durante una boda, según cuenta una leyenda griega, la diosa de la Discordia, que no había sido invitada a la celebración, arrojó una manzana entre los convidados. En la piel de la manzana se leía: «¡Para la más bella!». Inmediatamente se desencadenó una discusión entre la hermosa Hera, diosa del matrimonio y de las buenas costumbres, Atenea, diosa de la sabiduría, y Afrodita (Venus), diosa del amor. Decidieron llamar al hombre más apuesto de la tierra, el pastor Paris, hijo del rey de Troya, para que hiciera de árbitro. Este entregó «la manzana de la discordia» a la seductora Afrodita, decisión que provocaría la caída de Troya.

Vemos pues, que el manzano silvestre y sus descendientes ennoblecidos pertencen por completo al signo de Venus. La manzana es considerada en todos los sitios un símbolo del amor, ya sea sensual o espiritual, la hermosa diosa los engloba a ambos. En la poesía, la «manzana» simboliza al sexo femenino, los pechos de una joven o incluso el niño que crece en el vientre de la madre. Lanzarle una manzana a alguien se interpreta como una invitación a una aventura amorosa. En la leyenda nórdica, Freyr, el hermano de Freya, le declara su amor a Gerda, la bella hija del gigante de la montaña, enviándole manzanas de oro.

Naturalmente, en ninguna boda pueden faltar las manzanas. En Westfalia, por ejemplo, en las celebraciones de boda se realizaban competiciones para ver quién conseguía la «manzana de la novia» llena de dinero; en Suabia se regala a los novios y testigos una «manzana de madera» (un pequeño obsequio); y en Suiza se lee el oráculo mientras se pela una manzana. Se dice que cuando una recién casada queda embarazada debe comer muchas manzanas para tener hijos robustos y hermosos. Y cuando nace el pequeño se suele continuar con la tradición de plantar un manzano.

 
Temas interesantes

Esencias florales de América del norte: Compilación de esencias basadas en flores de América del Norte.

Plantas Medicinales Chinas: Principales plantas usadas en la medicina tradicional china.

Noticias y Destacados

Trenes impulsados por energía solar circulan por primera vez en Bélgica Paneles solares instalados en Amberes (18.000) producen energía para impulsar los trenes du...

Aguas de la Antártida se están calentando Las aguas profundas en el mar de Weddell, en la Antátida, se están calentando, de acuerdo a las mediciones efectuadas por...

Uso de computadoras disminuye capacidad lectora de los niños Suecia y EE.UU. son dos países en los que el aumento de las computadoras por los niños esta llevando a...

Nuevo tipo de células madre humanas Científicos de Estados Unidos han descubierto un tipo de células madre en el pulmón que son capaces de autogenerar estructuras ...